Piedras de afilar

Las piedras de afilar, se suelen presentar en caja de madera barnizada o en un soporte plástico para poder fijarlo a cualquier superficie de trabajo. La longitud está en torno a 20 cm, suficiente como para poder afilar las cuchillas de las fresas, hojas de garlopas, cepillos de carpintero y formones para conseguir filos extrafinos gracias a su grano que va desde los 400 a los 8000.

Algunas veces el fabricante presenta el producto en un kit con varias piedras con dos tipos de grano en cada piedra. Así, por un lado, podemos devastar el filo, más a groso modo, con grano 400 y por el otro lado ir perfilando el filo con un grano más fino, por ejemplo con 1000 o 1500.

Con un filo así, las maderas que tornees, talles o freses se devastarán en un santiamén.

A continuación te presentamos un listado de artículos que te podrían interesar:

Te puede interesar: