Medidas de seguridad al utilizar una fresadora

Normas de seguridad de la fresadora

Al fresar cualquier pieza -ya sea en un taller de carpintería o incluso en nuestra propia casa- es imprescindible cumplir ciertas medidas de seguridad de la fresadora con el fin de prevenir posibles accidentes, dado que existen diversos factores de riesgo.

Cualquier imprudencia puede tener nefastas consecuencias para nuestra salud e integridad física. Por ello, conviene no bajar nunca la guardia y tomar todas las precauciones necesarias.

Posibles riesgos al usar una fresadora

¿Pero cuáles son los riesgos que corremos al usar una fresadora?

Los accidentes o daños más comunes que pueden ocurrir durante el fresado comprenden los siguientes:

  • Pérdida de audición por ruido y/o vibraciones;
  • Desprendimiento de virutas u otros fragmentos por el rozamiento;
  • Posibles quemaduras por virutas al rojo vivo;
  • Inhalación de polvo, vapores y/o gases;
  • Cortes, golpes o enganche con la herramienta o cualquiera de los elementos que la integran.

Normas de seguridad e higiene en cuanto a la fresadora

  • Usar gafas y/o pantallas protectoras para evitar el impacto de partículas en los ojos;
  • Llevar mascarilla para impedir la inhalación de polvo o gases, y activar la función de aspiración que suele incorporar este tipo de aparatos;
  • Utilizar auriculares de protección para los oídos que aminoren el ruido excesivo;
  • Llevar guantes protectores que prevengan cortes o rozaduras;
  • Vestir ropa ajustada, con las mangas cortas, prescindir de accesorios como collares, anillos, etc., y/o de llevar el pelo largo o sin recoger;
  • Emplear calzado de seguridad;
  • así como mantener bien iluminada y limpia la zona de trabajo.

En cuanto al correcto manejo de la herramienta, hay que procurar:

  • En primer lugar, conocer cómo parar inmediatamente la fresadora en caso de emergencia; para ello debes tener en cuenta cuáles son los botones de detención, así como de puesta en funcionamiento;
  • No ponerla cerca de fuentes de calor ni humedad, ni tampoco tirar por el cable;
  • Sujetar firmemente la pieza de trabajo con prensas u otros dispositivos de fijación, de modo que la máquina tenga estabilidad sobre ella y la fresa quede recta;
  • Asegurarse de que la superficie de la pieza no tenga clavos u otros elementos metálicos incrustados que puedan dañar la fresa de corte;
  • Procure que la fresa esté siempre bien afilada para que haga un corte limpio y no se atasque en la madera;
  • Se debe utilizar -siempre que sea posible- la máquina con ambas manos;
  • No empujar la fresadora; simplemente guíala en su avance por la pieza sin ejercer demasiada fuerza;
  • Antes de levantar la fresadora de la pieza, detener la máquina y asegurarse de que la fresa de corte haya dejado de girar completamente, y no lleve a cabo ninguna actividad de ajuste en el aparato, cambio de fresa, limpieza, etc. sin haberlo desenchufado;
  • Una vez que se haya enfriado, extraer siempre la fresa de la máquina al terminar el trabajo.

Te puede interesar: